Náutica

Las duras condiciones meteorológicas marcan la Regata de la Mujer


El RCNT compitió con Irene Hernández, Ana Victoria de Ángel, Mapi Fernández de Misa, Julia Marfil, Conchi Castro y Carolina Tabares

TENERIFE | Este fin de semana el Real Club Náutico de Tenerife se desplazó hasta Gran Canaria para disputar la Regata de la Mujer. En esta nueva edición compitieron dos equipos nautas, compuestos cada uno por tres regatistas. El primero de ellos estaba formado por Mapi Fernández de Misa, Irene Hernández y Ana Victoria de Ángel, y el otro lo componían Julia Marfil, Conchi Castro y Carolina Tabares. Todas ellas estuvieron acompañadas por el presidente del RCNT, Enrique Martínez; el capitán náutico, Félix Galera; y el entrenador Jorge Escuder.

La prueba comenzó el sábado con la disputa de doce pruebas, desde las once de la mañana hasta las 17:00 de la tarde. “Fue una jornada muy intensa, muchas pruebas en muy poco tiempo y con unas condiciones de viento bastante duras”, explica Jorge Escuder. En este sentido, “durante el sábado el viento era de 15 nudos con rachas de hasta 20 nudos, pero sin muchas olas, mientras que el domingo hubo menos viento, en torno a 12 nudos con rachas de 15, pero con más oleaje”, detalla Escuder. 

En cuanto a los resultados, el equipo formado por Mapi Fernández de Misa, Irene Hernández y Ana Victoria de Ángel, llegaba a la cita “con muy poco tiempo de preparación. Ellas nunca habían navegado juntas y menos en un barco como en el que navegamos. Aun así, el papel que hicieron fue bastante bueno”, asevera el técnico nauta. “Es verdad que, precisamente en la jornada del sábado, las últimas cuatro pruebas les penalizó bastante la parte psicológica y las condiciones meteorológicas. Hicieron buenas regatas a principios del día, pero después el viento era muy fuerte y no les permitió navegar bien”. Finalmente concluyeron en la séptima posición.

Por su parte, el otro equipo formado por Julia Marfil, Conchi Castro y Carolina Tabares, logró pasar la fase clasificatoria en la sexta posición. “En la última fase se disputaron las últimas cuatro pruebas donde hicieron tres terceros puestos y un quinto, con lo cual alcanzaron la quinta plaza de la general”. Sin embargo, “cabe destacar que en todo momento tuvieron opciones de hacer podio y terminar terceras. Realmente no lo fueron por un matiz de mala suerte porque en una prueba salieron fuera de línea y las descalificaron. Sí lo fue, fue por muy poco, por eso nos quedamos con ese mal sabor de boca”, asegura.

Asimismo, “el rendimiento de todos fue espectacular porque aguantar doce pruebas con mucho viento y mantener el nivel de concentración durante tanto tiempo, era complicado y supieron gestionarlo. Ellas están encantadas, pero también muy cansadas. Tuvieron dos jornadas de regatas muy intensas con unas condiciones duras y con mucha exigencia, porque había tripulaciones de un nivel muy elevado”, concluye el técnico Jorge Escuder.