La Marea vence, convence e ilusiona ante el líder

Derroche físico desde un enorme partido en defensa para superar con autoridad en casa al líder del grupo B de Liga EBA.



TENERIFE | El Pabellón de la Avenida Anaga vibró este lunes con una actuación sobresaliente del RC Náutico sobre la cancha. La Marea anuló desde la defensa al primer clasificado del grupo B, un NCS Alcobendas que aterrizaba en la Isla con unos números privilegiados: 19 triunfos y 3 derrotas. Los granates se quedaron 16 puntos por debajo de su peor registro del presente curso, que estaba marcado en 65. Excelente lectura de un partido (65-49) que reafirma las credenciales para un sprint final ilusionante, donde los 14 triunfos permiten ganarse el derecho a soñar. Cuarto partido en positivo y 8 de 11 duelos ganados en el presente 2020.

En una batalla de pizarras, los tinerfeños se llevaron la partida no solo por su excelente actitud defensiva, sino también por su mayor acierto en el tiro de tres: 6/26 frente a los 3/16 de Alcobendas. Decisivos también en las recuperaciones -12 contra 2- y el rebote ofensivo -8 contra 3-. Liderados en la dirección por Alberto Cabrera, el juego ofensivo brilló con una parte para Fallou Niang y otra para Danilo Brnovic, sumando en conjunto 28 de los 60 créditos finales.

Se preveía un encuentro vibrante. Y no defraudó. Primer cuarto con un tanteo bajo, fruto de seriedad atrás. Sería el RC Náutico quien golpearía primero con un soberbio arranque: parcial de 7-0. Cabrera ejercía de director de orquesta, mientras Berzins se mostraba fino en el tiro interior. La buena sincronización en aro propio permitía dejar a los granates con su marcador a cero durante los tres primeros minutos y medio. Pero los alcobendenses no habían dicho su última palabra: Mbasongo y Parra dejaban su sello para contestar con otro intervalo: 0-5. Intercambio de golpes hasta que Niang mostraba sus cualidades con cuatro créditos consecutivos para cerrar el primer asalto (15-11).

El elenco santacrucero tenía el día. Enchufados, con una concentración máxima y anulando en ataque a los madrileños, quienes se jugaban sin éxito sus tiros desde media distancia. Los puntos que estaban sumándose desde el banquillo se convertían en otro ingrediente extra. El ala-pívot senegalés empezaba como terminaba el segundo cuarto: dando créditos -14 al descanso- e incomodando en campo rival, multiplicándose en todas las facetas, para dificultar la circulación de los de José Antonio Ramírez. Así, se llegaba a un parcial de 11-0 (24-11).

A seis del descanso, La Marea ya estaba en bonus. Parra rompería el parcial con un tiro libre, pero Niang contestaba de la mejor forma posible: de tres. Saulo Román arrancaba los aplausos del público con un tapón cuando parecía canasta segura de Alcobendas. Terminaba Eduardo Martínez dando alas a los madrileños, pero por debajo del doble dígito en el segundo cuarto: ocho créditos (30-19).

La vuelta de vestuarios derivó en un aumento de la anotación del NCS, quien se encomendó a la figura de Eduardo Martínez para castigar con su facilidad para ver aro. Suyos fueron los diez primeros créditos del NCS. Pero el equipo nauta mantuvo la motivación y acierto, ampliando la diferencia aún más al final del cuarto. No cedió el RC Náutico por debajo del doble dígito de renta. Danilo Brnovic entraba en acción, bien secundado por David Fischer para mantener el ritmo anotador en las rotaciones. Cabrera y Sagnia cerraban a falta del último cuarto con quince arriba (50-35).

Tomó riesgos Alcobendas para intentar la machada, pero con un ritmo acelerado en ataque que le perjudicó en número de puntos. No bajó ninguna marcha ni concedió una gota de esperanza la escuadra dirigida por Lucena, quien mantuvo a rajatabla a su rival con ventajas siempre superiores a los diez créditos. El estado de confianza sonreía incluso con puntos sobre la bocina de Niang y Berzins, ambos en estado de gracia (54-41). Cabrera se cocinaba otra jugada maestra para llevarlo a quince, aunque Marina reduciría dicha diferencia con dos canastas seguidas (58-45). Un partido controlado hasta el final donde finalmente los santacruceros disfrutaron por encima del sufrimiento. Saulo, de dos, cerraría la cuenta para redondearlo en un dígito redondo (60-49).

RC Náutico Tenerife (60): Alberto Cabrera (9), Nuha Sagnia (3), Saulo Román (4), Álvaro Gómez (0), Iván Roters (0), Danilo Brnovic (12), Juan Andrés García (0), Manu Miranda (0), Rihard Berzins (8), David Fischer (8), Fallou Niang (16).

Entrenador: Santi Lucena.

NCS Alcobendas (49): Eduardo Martínez (16), David Marina (7), Miguel Young (5), Iago Ibáñez (2), Roberto Morentín (2), Nicolás Bermúdez (0), Sebastian Mbansogo (5), Jorge Parra (5), Pablo Rodrigo (7), Alejandro Hernández (0).

Entrenador: José Antonio Ramírez.

Parciales:

15-11

15-8

20-16

10-14

Incidencias: Encuentro correspondiente a la decimocuarta jornada del grupo B de Liga EBA, disputado en el Pabellón RCNT ante unos 150 espectadores. El partido contó con la presencia del presidente del club, Enrique Martínez García; y el presidente de la sección, Rafael Pérez-Alcalde.




Volver