Natación

Un nadador de despachos


Rogelio Varela accede a la presidencia de la sección de natación del RCNT y desgrana sus ideas para los próximos dos años

Rogelio Varela afronta con ilusión su mandato al frente de la sección de natación del Real Club Náutico de Tenerife (RCNT) sucediendo en el cargo a José Antonio Fernández. Admite que la tarea no es sencilla por las limitaciones que supone la pandemia de la COVID-19 y resalta que lo más complicado será conciliar la labor que se desarrolla en las instalaciones junto a la convivencia en las piscinas con el resto de los socios.

Asegura que afronta su mandato “con ilusiones renovadas, ya que es un proyecto a medio plazo. Entré en esta sección por mis hijos, que son nadadores, y luego porque entiendo que aún hay cosas que cambiar y mejorar. Es un proyecto ilusionante.  Tenemos ganas de hacer cosas a nivel técnico y en la gestión de la sección. Sé que estamos en una etapa complicada por la pandemia, pero somos un equipo de ocho socios de perfiles diversos, creando un grupo multidisciplinar. Tenemos psicólogos, gente familiarizada con la gestión de empresas y también vinculada al mundo de la educación. Abarcamos varias disciplinas y trataremos que cada uno aporte su granito de arena, como se ha venido haciendo estos dos años anteriores de mandato durante la presidencia de José Antonio Fernández, nuestro actual vicepresidente. Esperamos que sean los dos últimos años y que luego llegue otra plancha con ganas y que continúe con la labor que ahora iniciamos nosotros”, dijo descartando desde ya que su intención sea la de presentarse a la reelección.

Nuestra idea es aportar al nadador algo más que los entrenamientos. Para conseguir ese fin realizamos muchas actividades transversales, con sesiones de psicología, actividades grupales o convivencias lúdicas en el monte para hacer cohesión de grupo.

El nuevo presidente de la sección de Natación del RCNT tiene claro que “cuántos más niños y más años en la piscina, mejor. La cantera está ahí y tratamos de cuidarla al máximo. La piscina de 33 metros es fundamental para que luego puedan llegar a la de 50 metros. El año pasado tuvimos 114 alumnos en la escuela de natación de invierno e introdujimos la actividad del aprendizaje con otros 37 niños con edades comprendidas entre los 2 y los 4 años. Esa es una parte muy importante para el futuro de la sección. Como es lógico, prestamos mucha atención a los equipos de competición y, por ese lado, el esfuerzo y el trabajo de los chavales nos ha brindado un ciclo de dos años muy meritorio, con clasificaciones para campeonatos regionales, nacionales y medallas que, en el fondo, son el reconocimiento al trabajo realizado. Los verdaderos protagonistas son los nadadores, que son los que hacen que todo esto sea posible”, manifiesta orgulloso.

Rogelio Varela también agradece la labor que han realizado sus predecesores. “Nos encontramos con una sección bien organizada y saneada. Con Antonio Lazcano como presidente ya se emprendió un giro hacia la modernización y los cambios de organigrama. Formamos parte del centro neurálgico del RCNT. Hace 30 años nadaba poca gente y ahora lo hacen incluso personas que tienen 70 y 80 años. Han incorporado la natación como parte de sus rutinas físicas y ahora nuestro mayor problema es el uso de las calles. Obviamente, nos debemos a los socios y, ya con la antigua junta, comenzamos a dar clases de mantenimiento para la sociedad. En estos dos últimos años, hemos ampliado esa oferta, dando incluso entrenamientos por la mañana para la gente que hace triatlones o participa en pruebas de ‘Ironman’, mientras que las clases de mantenimiento tienen horario de mañana, mediodía y tarde”, precisa.

Otro de los asuntos que Varela considera prioritario es “saber dónde empiezan los equipos de competición. Nuestro criterio, determinado por la RFEN, es que los nadadores que superen los 11 años deben incorporarse a los equipos de competición y si no desean hacerlo, les ofrecemos la opción a los padres de clases de mantenimiento. Tenemos dos grupos, uno de 11 a 15 años y otro que va desde los 16 a los 18 años. Al final toda esta oferta al socio nos ha acercado a la sociedad y ha sido la mejor manera de que conozcan cómo trabajamos. En estos dos años que ahora tenemos por delante, nuestro plan pasa por aumentar la oferta e intentar mejorar la actual. Continuaremos trabajando en esta línea para poder aumentar los servicios que ofrece la sección al socio del RCNT.

En cualquier caso, el principal reto que se marca el nuevo presidente de la sección de natación es “poder tener dos años de gestión sin altibajos, ni restricciones sanitarias por culpa de la COVID-19. También se marca como meta el fortalecimiento de la cohesión y el sentimiento de pertenencia de los nadadores, así como hacer más y mejores “actividades transversales”.

Varela asume su nueva responsabilidad “con mucho orgullo, ya que el Náutico es mi vida y forma parte de mí desde pequeñito. Estudié fuera de la isla y perdí esa conexión con el club pero, al casarme y tener hijos, te das cuenta lo que puede aportarle esta sociedad a toda la familia. Así que somos usuarios continuos del día a día del RCNT. En los últimos años se ha convertido en mi segunda casa.

Volviendo a la COVID-19, Varela califica la pandemia como “algo terrorífico, ya que entré en la sección de natación, como parte de la junta directiva, en julio de 2019. Proyectamos la temporada 2019-20 y solo pudimos desarrollar una parte de lo que nos hubiese gustado. Habíamos creado una clase mensual “swimming class” con temas tan diversos como “nutrición y deporte” o “El nadador, abordaje para su desarrollo”, pero llegó aquel fatídico mes de marzo de 2020 y lo cambió todo”.

“Desde entonces hubo un antes y un después –prosigue el nuevo presidente de la sección de natación del RCNT–. Llevamos un año y medio muy complicado con los aforos de la piscina y los límites de nadadores por calle. Agradezco que los técnicos hayan sido capaces de mantener el ritmo de los entrenamientos y que los nadadores conservasen la ilusión y siguiesen esforzándose. Hemos llegado a tener parones de hasta dos meses en el ecuador de una temporada y, para compensar esa dificultad, realizamos entrenamientos ‘on line’ o con los nadadores viniendo de manera individual”.

Varela admite sentirse un poco descorazonado “cuando nos vimos obligados a suspender todas esas actividades transversales y de cohesión. Los niños que juegan al fútbol lo hacen en equipo y, desde que empiezan con 5 años, ya tienen sensación de pertenencia porque juegan cada sábado. Aquí hay niños que no compiten, ni tampoco tienen equipo. Ese desarraigo tratamos de compensarlo realizando otras actividades, como senderismo, visitas o charlas para que puedan interactuar entre ellos. Lo más duro ha sido no poder hacer actividades extradeportivas por el tema de los aforos”, insistió.

“Luego también hubo retrasos en las competiciones e incluso cancelaciones, como las nadadoras de natación artística júnior, que no pudieron despedirse en la piscina como era su deseo al ver como cancelaban el Regional de Natación Artística Júnior de verano. La Covid-19 ha generado mucho trabajo, triplicando o cuadruplicando incluso la burocracia para un campeonato”.

Varela, no obstante, es optimista y asegura que “todo esto irá pasando y se irá normalizando. Nos gustaría que en los próximos dos años se pudiese gestionar la sección sin esta crisis sanitaria. El esfuerzo realizado ha valido la pena y, al menos, ya hemos podido competir en Campeonatos de España de Salvamento y Socorrismo o Natación Artística”.

“A los padres –agrega– solo puedo agradecerles su comprensión ante las cancelaciones y las constantes modificaciones en los lugares de entrenamiento. Los nadadores, al final, están dedicándole al deporte su tiempo, esfuerzo e ilusión, nuestro más absoluto reconocimiento.

Personalmente, también me siento un privilegiado por tener el apoyo de la directiva del RCNT, en la figura de su vocal D. Carlos González de Ara González, siendo siempre un magnifico interlocutor a la hora de entender las necesidades y características de la sección, encontrando en la Junta Directiva una aliada, no exento lógicamente de alguna que otra discrepancia, normal en toda relación laboral.

Por último, Varela resalta que las instalaciones del RCNT “son un lujo dentro de lo que podemos encontrar en la isla de Tenerife. Obviamente, nos gustaría tener una piscina de agua dulce. Pero también somos conscientes de que, por desgracia, todavía no es posible. Todo es mejorable pero, a nivel de instalaciones, contemos con dos piscinas, una para la escuela y otra para los equipos de competición. También hemos hecho, ahora mismo, una inversión importante hacia la informatización y la digitalización. Es un ahorro en papeleo y, al final, los socios ya pueden realizar las inscripciones por internet. Eso nos permite que la gestión sea más inmediata y, del mismo modo, que los controles sean más exhaustivos. A nivel de medios, la sección de natación dispone de todo lo necesario para poder desarrollar nuestra actividad. Además, tenemos un equipo humano bien formado que nos garantiza hacer un proyecto ilusionante a corto y medio plazo. El objetivo es que los nadadores se sientan de la mejor manera posible y puedan desarrollarse deportiva y humanamente, aquí no solo estamos para crear nadadores, sino intentar inculcar y educar en valores.”, concluye.