Baloncesto

Jorge del Pino: "Estamos con ganas de volver a la cancha y competir juntos"


TENERIFE | Líder en número de minutos y asistencias del equipo. Tercer mejor ratio en rebotes defensivos y en valoración. Sexto máximo realizador. El base del RC Náutico Tenerife, Jorge del Pino, se ha convertido en todo un veterano dentro de las pistas de Liga EBA, en la que supone su séptima temporada defendido los colores de La Marea en categoría nacional a sus 25 años.

El director de orquesta santacrucero hace balance a nivel personal de su temporada, donde ha tenido que dar un paso de gigante ante la pérdida de activos en su posición. “Soy una persona muy exigente conmigo mismo. Intento aportar y ayudar al equipo en todo lo que puedo. Lo he hablado a lo largo de la temporada con el entrenador. Estoy en cierta manera satisfecho con mi rendimiento personal, pero creo que aún puedo dar más, por lo que trabajo diariamente para conseguir dar el cien por ciento a mi equipo”, expresa en una declaración de intenciones sobre su alto nivel de ambición.

En esa línea, agrega que “me siento tranquilo, porque sé que tengo confianza plena de mis compañeros y del cuerpo técnico”. No obstante, matiza que principalmente mira por el valor colectivo. “No soy un jugador que mire mucho por la parte individual o que esté fijándose constantemente en sus estadísticas. Hay muchos aspectos positivos en un partido que los datos no recogen”. En esa perspectiva por el refuerzo grupal, se muestra satisfecho porque “los resultados colectivos han sido buenos, logrando el objetivo principal que era la permanencia”.

Con la meta base conseguida, Del Pino cuenta cómo fueron unas semanas previas donde se vieron abocados a firmar un 3/3 para certificar la salvación en Liga EBA, eludiendo el grupo por el descenso. “Cada persona es un mundo, así que cada uno lleva la presión de distinta manera. No podría pronunciarme por mis compañeros, pero imagino que veteranos como Fallou (Niang) o Juanan (García) han ayudado a transmitir serenidad y tranquilidad al resto, ya que han vivido más experiencias de este tipo. Además, la parte positiva es que pese a ser un grupo joven, muchos vienen de competir en importantes campeonatos a nivel nacional o autonómico, incluso convocados con las categorías inferiores de España. Han sabido lidiar con dicha presión para llevarla con naturalidad”.

Desde su prisma personal, la palabra ‘presión’ no se convierte en una obsesión. “En mi caso, no pienso mucho en ello. Mentiría si dijese que no era consciente de la situación que se nos venía encima, pero sabíamos que con nuestras armas, confiando en nuestro juego, podíamos ganar esas tres finales. Siempre intento dejar la presión en un segundo plano para dedicarme a jugar, no dándole demasiadas vueltas a la cabeza”.

Con la presencia en la fase de ascenso como premio, el elenco santacrucero todavía no ha podido estrenar su agenda de partidos, afectados por el Covid-19 en la plantilla. Superado el periodo de cuarentena, el equipo dirigido por Susma Rodríguez ha vuelto a la escena durante esta semana para preparar las próximas citas ante el segundo equipo del Real Madrid Baloncesto y Globalcaja Quintanar.

Del Pino nos cuenta en primera persona cómo ha vivido esta incertidumbre durante las últimas semanas. “Tuvimos que guardar confinamiento durante casi tres semanas. La prioridad era la salud por encima del baloncesto y lo importante es que los compañeros que han dado positivo lo han superado, sin demasiada repercusión ni en su familia ni en su bienestar personal. Hemos estado todos en contacto durante estas semanas. Después de la cuarentena, nos hemos hecho el PCR, dando negativo. De todas maneras, antes de volver a los entrenamientos, nos hemos hecho una nueva prueba para verificar que todo esté correctamente”.

Con el virus superado, el equipo se prepara a consciencia para las cuatro citas restantes de esta segunda prueba en Liga EBA. “Estamos bien anímicamente, con ganas de volver a vernos en la cancha y competir juntos”.

Para ello, deben prepararse a contrarreloj de cara a la primera cita del próximo miércoles 21 de abril ante el Real Madrid Baloncesto. “Estar parado siempre afecta, ya que uno se acostumbra a hacer cuatro sesiones semanales, con gimnasio, ejercicio físico y entrenamientos con balón en marcha, además de partido durante el fin de semana. De repente, te encuentras encerrado en casa cumpliendo la cuarentena, así que es normal que pueda afectar al ritmo del equipo, pero no podemos poner excusas. Vamos a trabajar a tope para recuperar la forma”.

Así, la prevención ha estado presente en el organigrama nauta para no llegar a este punto con el contador a cero. “Nuestro preparador físico, Josué, se puso en contacto con nosotros durante este tiempo para que hiciéramos ejercicios en casa, manteniendo la forma en la medida de lo posible”.