Ignacio Fernández logra dos triunfos en el Máster Nacional de Promoción de frontenis 

El jugador del RCNT se alzó con la medalla de oro en la modalidad Olímpica junto a Miguel Perera


El jugador del Real Club Náutico de Tenerife (RCNT), Ignacio Fernández, tuvo una destacada actuación en el Máster Nacional de Promoción de frontenis, al lograr dos triunfos en la competición que se celebró, entre el 25 y el 27 de noviembre, en la Villa de Don Fadrique (Toledo). En  la cita, el pelotari nauta se alzó con la medalla de oro, junto con su compañero Miguel Perera, en la categoría Cadete Olímpica, así como en Pala Masculina.

Ignacio Fernández y Miguel Perera se proclamaron campeones en Cadete Olímpico Masculino, tras imponerse en la final a la dupla formada por  Eduardo Acosta (Círculo de la Amistad XII de Enero) y Cristian Cubero (Laguna de Duero). En la modalidad de Cadete Pala Masculina, el jugador del RCNT derrotó en la gran final al nombrado pelotari tinerfeño, Eduardo Acosta.

Los éxitos de la entidad de la Avenida Anaga en este Open Nacional de Edad Escolar de Toledo se completaron con el subcampeonato de Anabel Lorenzo junto con Sheila Lucas-Vaquero (Villa de Don Fadrique) en la categoría Infantil Femenino, al ceder frente a las toledanas Laura Vela y Patricia Mendoza. Además, los nautas Miguel Rodríguez, con Cristian Lobo (Laguna de Duero), y Carla Flores, acompañada de Beatriz Ronco (Villa de Don Fadrique), lograron el tercer cajón del podio en infantiles masculino y femenino, respectivamente. 

La expedición del RCNT que se trasladó a tierras castellano-manchegas estuvo formada por: Anabel Lorenzo, Carla Flores, Miguel Rodríguez, Ignacio Fernández y Miguel Perera. Junto a ellos, otros tres representantes tinerfeños: Marina del Castillo, Miguel García y Eduardo Acosta (Círculo de la Amistad).

Las condiciones meteorológicas impidieron que la competición de la Villa de Don Fadrique se desarrollara con total normalidad. Las instalaciones toledanas estaban cubiertas, pero las lluvias de los últimos días hicieron que el frontón tuviera humedad y resbalara tanto el suelo como las paredes. 


Descargue documento aquí



Volver