La sección de baloncesto del RCNT y el Hospital de La Candelaria conciencian sobre la higiene de manos

La sección baloncestista, con presencia del presidente del club Don Enrique Martínez, y el Hospital Universitario de La Candelaria, mostraron su apoyo a una fecha clave de índole internacional en el fomento de una necesaria práctica de prevención contra infecciones.


TENERIFE | El deporte y la salud se dan la mano. La sección de baloncesto del Real Club Náutico de Tenerife (RCNT) se une este 5 de mayo al Día Mundial de la Higiene de Manos, en colaboración con el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC), sumándose a la causa por el fomento de promoción y concienciación  sobre la importancia de llevar a cabo una correcta higiene de manos para prevenir infecciones.

Bajo el lema 'Recuerda, lavarse las manos salva vidas', esta sencilla práctica de prevención evita una de las principales vías de transmisión de gérmenes, motivos que invitan a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) desarrolle este programa internacional para fomentar este hábito conmemorado cada 5 de este mes.

Una iniciativa que ha sido posible gracias a la colaboración existente entre ambas entidades, consolidada mediante las visitas realizadas anualmente por los jugadores del Náutico durante las fiestas navideñas para amenizar la estancia hospitalaria de los más pequeños.

El acto contó con la presencia de los integrantes del primer equipo del Náutico EBA, las precadetes femeninas y los cadetes masculinos; el presidente del club, Enrique Martínez; Concepción Santiago, directora de Enfermería; Iñaki Presa, subdirector de Enfermería; Ángeles Tirado, subdirectora de Enfermería; María Luisa Pérez, supervisora del Área Funcional; Julio Villán, enfermero y técnico de la Unidad de Calidad y Seguridad del Paciente; Rosa María Martínez, supervisora de Medicina Preventiva; los miembros de la directiva de la sección de baloncesto: Rafael Pérez Alcalde, Natalia Mármol y Guillermo Cejas; el coordinador de la sección, Juan Andrés García; y el Dr. Carlos Solís, médico del equipo EBA.




Volver