Pletórica segunda mitad del Náutico para firmar la décima victoria en casa (96-90)

Trabajo triunfo de un conjunto nauta que remontó tras el descanso a CB Pozuelo. Mads Bonde, con 23 puntos, y Samuel Rodríguez, con 16, lideraron el ataque de los santacruceros.


TENERIFE | El Náutico de Tenerife sigue intratable en su cancha. Los de la Avenida Anaga se anotaron su décimo triunfo de once citas disputadas hasta la fecha en el recinto nauta. Un duelo que no fue fácil, donde Pozuelo empezó mandando hasta el descanso. Pero nuevamente, los tinerfeños explotaron su mejor cara tras vestuarios para llevarse el gato al agua (96-90).

Sorprendía el CB Pozuelo en el primer cuarto. Los madrileños tiraron de máxima efectividad, con especial acierto desde el tiro exterior. La Marea no encontraba soluciones, con desconexiones defensivas y pérdidas de balón en ataque que aprovechaban los de verde para marcar las primeras diferencias. Ni la reorganización de Santi Lucena en los tiempos muertos impidió una desventaja preocupante al final de los primeros 10 minutos (16-30).

El alto ritmo impuesto por Pozuelo en el primer cuarto no se repitió en el segundo cuarto, pero siguieron jugando sus armas para mantener a los nautas a una cierta distancia, liderados en ataque por su gran referencia anotadora: Alberto Arias. Eléctricos ataques y mayor acierto en triples. Y eso que el Náutico arrancaba mejor con un parcial de 6-0, pero ellos respondían de manera inmediata con un 0-7. Con un 2+1 de Mads Bonde y cierta mejoría en el rebote ofensivo, la escuadra tinerfeña recortaba ligeramente para irse once abajo (34-45).

La mejor versión del Náutico tiende a aparecer tras el descanso. Y en esta ocasión, no iba a ser diferente. Los de Santi Lucena sacaron su mejor baloncesto para actuar como un vendaval que pasaba por encima del CB Pozuelo. Cinco minutos pletóricos fueron suficientes para suprimir toda la desventaja anterior, tomando por primera vez, el mando del encuentro (51-48, parcial de 15-0). Una línea ascendente desde la pintura y el tiro de tres para marcharse al pitido final del tercer cuarto con +3 de ventaja (66-63).

La emoción quedaba reservada hasta el final. El Pozuelo reaccionaba para ponerse uno arriba, pero dos triples consecutivos de Niang y Alberto Cabrera daban una tranquilidad efímera. Ellos se reconectaron con un acierto desde la pintura y un tiro libre para mantener la máxima igualdad. Entonces, llegó el repertorio de triples. Mads Bonde firmaba el +3, pero los peninsulares respondían de forma inmediata. Entonces, apareció la figura de Samuel Rodríguez para recobrar la diferencia a 3' 30' de la conclusión (80-76). Con ambos equipos en bonus, cualquier falta era sinónimo de peligro. Finalmente, el Náutico marcó el factor diferencial para rubricar su décimo triunfo en el Pabellón RCNT del presente curso (96-90)-

La próxima cita será con motivo del miniderbi del baloncesto canario, con la visita al líder del grupo B de Liga EBA: el Gran Canaria, en un encuentro correspondiente a la vigésimo segunda jornada.

Náutico de Tenerife (96)

Alberto Cabrera (2), Jorge del Pino (14), Saulo Román (3), Mads Bonde (23), Tim Tomazic (11), Samuel Rodríguez (16), Danilo Brnovic (7), Juan Andrés García (0), Sami Eleraky (12), Fallou  Niang (8),

Entrenador: Santi Lucena

CB Pozuelo (90)

Vicente (0), J. González (3), Cue (12), A. Canal (19), D. Muñoz (1), A. Martín (8), A. Arias (22), J. García (0), D Busto (17), J. Galocha (3), B. López (14).

Entrenador: M. Arasa

Parciales

16-30

18-15

32-18

30-27

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo primera jornada del grupo B de Liga EBA, disputado en el Pabellón RCNT ante unos 150 espectadores. El partido contó con la presencia de Rafael Pérez-Alcalde, presidente de la sección. También hubo representación aurinegra, con la presencia de miembros del elenco de Iberostar Tenerife: Txus Vidorreta (técnico) y Aniano Cabrera (director deportivo).

 




Volver