El RC Náutico Kia Tenerife no puede con el Afanion CB Almansa

El conjunto dirigido por Santi Lucena cede frente al líder de la liga EBA


RC NÁUTICO KIA TENERIFE 70 (12+19+16+23)

AFANION CB ALMANSA 81 (24+21+25+11)

RC NÁUTICO KIA TENERIFE

Ayoze Alonso (24), Samuel Rodríguez (10), Sami Eleraky (10), Adnan Omeragic (2) y Roberto de la Rosa (6)--quinteto inicial--, Edu Ruiz (-), Jorge del Pino (5), Juan Andrés García (-) y Niang Fallou (13).

AFANION CB ALMANSA

Carlos Cerdán (4), José Santoja (14), Alejandro Jorda (8), Thomas Granados (29) y Robert Harris (11)--quinteto inicial--, Pablo Rosique (6), Miguel Raez (5) y Marius Vaskys (4).

ÁRBITROS
Héctor Báez y Roger Pinyol. Sin eliminados.

PARCIALES
12-24, 31-45—descanso--,47-70 y 70-81.

INCIDENCIAS

Pabellón de la Avenida de Anaga. Ante unos 150 espectadores. Se contó con la asistencia de 30 aficionados del Almansa.

 

El Real Club Náutico Kia Tenerife no pudo retomar a la senda de la victoria en la visita del Afanion CB Almansa al Pabellón de la Avenida de Anaga (70-81). El conjunto dirigido por Santi Lucena, que sufre su tercera derrota consecutiva, cedió frente al líder del grupo B de la liga EBA en un partido en el que los nautas fueron siempre de menos a más, pero terminaron viéndose superados por una escuadra albaceteña muy efectiva.

La intensidad mostrada por el conjunto de Rubén Perello desde los instantes iniciales sorprendió a un primer equipo del Club Baloncesto Real Club Náutico de Tenerife (CB RCNT), que finalizó el primer cuarto con una desventaja de doce puntos (12-24). A continuación, las correcciones realizadas por Santi Lucena dieron sus frutos y los nautas reaccionaron, intensificando sus esfuerzos en labores defensivas (31-45).

El arranque de la segunda parte del Almansa volvió a ser muy bueno, mostrándose muy acertados de cara a canasta, en especial, Thomas Granados, máximo anotador del partido con 29 puntos.

El RC Náutico Kia Tenerife nunca bajó los brazos y presentó batalla hasta el final. Sin embargo, la diferencia en el electrónico era insalvable y la victoria se marchaba para Albacete.




Volver